• Bendice desde el Pino tu Diócesis de Canarias y escucha la plegaria que os voy a dirigir

  • !Canarias hoy acude de júbilo inundada al verte proclamada Patrona Principal!

  • ¡Oh mil veces bendita la hora que pusiste tu trono en Teror!

  • La fe de nuestros padres, la fe en que nos criamos, que nunca la perdamos ¡Oh Madre! antes morir.

Veneración a Ntra. Sra. del Pino, 534 años.

Festividad de la Virgen, 8 de septiembre de 2015 (Teror - Gran Canaria)

Galería de Vídeos

Selección de vídeos en la celebración a la Virgen del Pino.

Leer más

Programa 2015

Programa de actos religiosos de la
Festividad del año 2015.

Leer más

Novena a la Virgen

Novena a la Virgen del Pino.
Se inicia el 30 de agosto.

Leer más

Historia

Reseña histórica de la Basílica de la
Patrona de la Diócesis.

Leer más

Galería de Fotos

Virgen del Pino

Virgen del Pino

Cada 8 de septiembre celebramos la festividad de la Patrona de la Diócesis de Canarias.

Cristo

En el Sagrario

Sobre el Sagrario encontramos la imagen del Santísimo Cristo crucificado.

Basílica de Ntra. Sra. del Pino

La Basílica

Estas paredes acogen las esperanzas puestas en la Virgen del Pino, madre de todos los canarios.

Peregrinos a Teror

Peregrinos

Miles de fieles se ponen en camino.
Peregrinos de las parroquias de Arinaga.

Testimonios

“Navegaba hacia La Gomera una embarcación en que iba el Ilmo. Obispo de Canarias D. Francisco Javier Delgado y Venegas, cuando descargó en aquellos mares una horrible tormenta y fue tan grande el conflicto, que desmayaron tripulación y maestre mientras la nave tendida sobre las aguas era el juguete de las olas; todos lloraban, nada ejecutaban, solo el Obispo los anima y los alienta; grita que corten árbol, velas y jarcias y prorrumpe su devoto corazón en estos fervorosos acentos: “Madre y Señora de Pino ¿para cuándo son tus milagros?”. Al instante, el mar se serena, el viento calma, cesa la tormenta y la nace desarbolada y rota entra en la bahía. En el mismo día y hora que esto sucedía se celebraba aquí la dedicación de este templo a Nuestra Señora del Pino."
Del libro de los Milagros de Ntra. Sra. del Pino

"Había muchos días que Juan Pérez natural de Valleseco, (Gran Canaria) se hallaba paralizado de todos sus miembros; súpolo el Vble. cura de este pueblo, que lo era entonces D. Domingo del Toro, quién mandó le trajesen a la Iglesia. Condujéronle en hombros hasta el pavimento en donde lo pusieron como en su lecho, por no poder tenerse de otro modo: llegó entonces el Vble. párroco quien en presencia de la Santa Imagen, le hizo desnudar el brazo que tenía paralizado y ungiéndole con aceite de la lámpara, le dijo que alzase el brazo invocando a la Stma. Virgen; hízolo así y quedó curado de aquel brazo; siguió invocando a la Stma. Virgen del Pino, y a los pocos momentos pudo levantarse completamente curado y volverse a su casa sin auxilio de nadie."
Del libro de los Milagros de Ntra. Sra. del Pino

"Un año había que sor Ana Teresa de San Vicente, religiosa profesa del Convento de Santa Clara de Las Palmas, tenía un gran tumor en la cara, para cuya curación no fue suficiente la ciencia de los médicos, pues al cabo de un año de continuas medicinas, se hallaba lo mismo que al principio. Sucedió entonces que habiendo sido llevada a Las Palmas la Imagen de la Virgen del Pino con ocasión de una gran necesidad, al pasar frene al convento la volvieron para que la vieran las religiosas. Asomose con este motivo Sor Ana a una ventanilla y allí en presencia de la Sta. Imagen le rogó con fervor y lágrimas que la curase de aquel padecimiento. Cayéronsele al instante las vendas y emplastos que tenía en el tumor. Sor ana estaba completamente curada y en el lugar del tumor, le quedaba solo una pequeña cicatriz."
Del libro de los Milagros de Ntra. Sra. del Pino

"Asolada a Las Palmas en el año 1721 una gran epidemia que amenazaba con dar fin a la población, y que por ningún medio se podía extinguir y determinaron llevar a dicha ciudad la Imagen de Ntra. Sra. del Pino. Llevóse, en efecto, procesionalmente a Las Palmas la Sta. Imagen y desde que llegó al Castillo que llaman del Rey y que domina toda la población, cesó la epidemia, sanaron los que estaban entonces enfermos y ni un solo caso volvió a darse de aquella terrible enfermedad. No ha sido ésta la única vez que ha experimentado la Ciudad de Las Palmas la protección de Nuestra Señora del Pino, en veintidós ocasiones ha sido conducida a ella la Sta. Imagen y en otras tantas se ha alcanzado la gracia que se deseaba conseguir."
Del libro de los Milagros de Ntra. Sra. del Pino

"Léese en el libro de los milagros de Ntra. Sra. Del Pino, que entre 8 y 9 de la mañana del día 19 de Agosto de 1718 oyose un gran estrépito en la Iglesia en que antes de edificarse el templo actual se le daba culto: acudieron algunas personas y pudieron observar que se había declarado un incendio en el altar mayor y que los camarines en que se hallaba la Santa Imagen de Ntra. Sra. Del Pino, era ya pasto de las llamas; quisieron entrar al salvarla, pero muy pronto se vieron obligados a retroceder, porque el humo y el calor les asfixiaba. Poco después, movidos por su ardiente devoción volvieron con el mismo fin, pero con mucha sorpresa suya vieron que se hallaba la Sta. Imagen junto al crucero de la capilla mayor a gran distancia de su nicho, como si con las manos la hubiesen puesto allí: estaba en pie y sin lesión alguna, solo que siendo la imagen blanca y hermosa, le quedó el color pálido y amarillo, y se observó mantenerse así hasta el día de su fiesta. Ella misma se había salvado."
Del libro de los Milagros de Ntra. Sra. del Pino

"Apresaron los moros a un caballero que en compañía de una hija de corta edad, se hallaba en una pequeña embarcación y una vez en Berbería, instaban a la niña una y otra vez a que renegase. Mantúvose ésta firme en su fe y habiendo recobrado la libertad, contó a su padre que siempre que la instigaban los moros a renegar, veía que un niño, poniéndose en su hombro le decía que no renegase que pronto ella y su padre se verían libres del cautiverio. Decía también que el niño estaba como sostenido por otra persona, lo que les movió a creer que era alguna imagen del Niño Jesús, sostenido por otra de su Stma. Madre. Habiendo llegado a Gran Canaria, visitaron varias Iglesias e imágenes de la Stma. Virgen hasta que a llegar a Teror y ver a Nuestra Sra. del Pino, sin nadie preguntarle, comenzó la niña a dar voces diciendo que era aquel niño que en Berbería, le decía que se mantuviese en la fe. Por cuya reverencia vistió esta mujer el hábito de religiosa en el convento de Santa Clara de Las Palmas, con el nombre de Sor María del Pino."
Del libro de los Milagros de Ntra. Sra. del Pino